sábado, 10 de abril de 2010

DOS PAJAROS PERDIDOS



Hay momentos imprescindibles.

Como cuando Serrat y Sabina, menudos pájaros a tiro, retratan el agridulce sabor de las pasiones saltimbanqui de "Y sin embargo" a una Bombonera repleta hasta los pasillos.

Y entonces uno levanta la vista al cielo y el cómplice titilar de las "Tres Marías" recuerdan la perfecta alineación de tus lunares, allí, justo donde se despeña el señuelo de tus nalgas, invitando a la caricia narrativa luego de hacerte el amor.

Y esa noche, de regreso a casa, el hueco en la cama se hace tan ancho como el mar.



© Pablo Martínez Burkett, 2007