viernes, 11 de diciembre de 2020

EL AMANECER DE NOÉ


EL AMANECER DE NOÉ

por ERNESTINA MARTÍNEZ BURKETT

script doctor Pablo Martínez Burkett




Lo que voy a contarles es una historia que nadie olvidará en los próximos años. Sucedió cuando los médicos finalmente encontraron la cura de la enfermedad mortal que paralizó al mundo entero.

Así que abran sus corazones y aprendan sobre la época más gloriosa que se recordará por siempre. Escúchenme. Escuchen con cuidado. Aquí comienza la historia.

Cuando apareció el Covid-19, nadie sabía cómo solucionarlo. Algunos gobiernos aplicaron duras restricciones. Otros no. No importa lo que decidieron, la población se enfermó o se murió igual.

La gente tampoco sabía cómo responder a la nueva situación. Algunos se mantuvieron en cuarentena. Otros comenzaron a exigir el retorno de sus libertades. Nadie sabía dónde estaba el justo equilibrio entre la vida y la muerte. Los ciudadanos empezaban a cansarse de los controles médicos, la policía en las calles y los militares acordonando las ciudades. Muchos perdieron sus trabajos. Algunas personas comenzaron a pedir comida.

Entonces, un hombre llamado Noé, que vivía en un asilo de ancianos, tuvo una pesadilla. Esto es lo que soñó en ese mal sueño:

"Un soldado le disparó a una niña que cruzó las alambradas para buscar comida. Millones lo vieron en vivo, y millones reaccionaron en sus casas. Una pequeña chispa que pronto se convirtió en un volcán. La gente tomó las calles, la gente contra la gente, la gente contra los gobiernos, los países contra países. Una guerra mundial como nunca antes se había visto. Los que no murieron en la guerra murieron de enfermedades que se hicieron más fuertes cada día. Muy pocos sobrevivieron. Muy pocos ".

Fue un sueño espantoso, el anciano quería despertar, pero no pudo y siguió soñando.

"Los supervivientes empezaron a organizar lo que quedaba. No había dinero, comida ni agua. No había escuelas. La humanidad tuvo que empezar de nuevo: criar animales, cultivar plantas, rescatar perros y gatos, así como libros de primeros auxilios y aprender porque no había escuelas ".

"En un país sin nombre, una pequeña comunidad decidió ofrecer el gobierno a un consejo formado por niños. Los llamaron "Los 7 pequeños sabios" porque eran siete. No eran ni los más inteligentes ni los más valientes. Eran los que tenían el corazón más grande".

Y luego el sueño se desvaneció. Eso fue lo que Noé soñó.

Cuando el anciano se despertó, emocionado y triste, escribió la historia porque estaba viejito y tenía muy mala memoria. Una enfermera lo leyó y decidió enviar una carta al periódico local contando el sueño de Noé. El Centinela, que así se llamaba el diario, lo subió a la red; a los lectores les gustó la idea, y el boca a boca viajó por todo el mundo. “Un consejo de niños”, la gente empezó a pensar. No parece una mala idea. En absoluto; decían. Le hicimos tanto daño al mundo. Nos merecemos algo nuevo, algo puro. Y cada ciudad eligió una asamblea infantil para decidir el futuro.

Aquí, donde vivo, ya tenemos el nuestro. Y una de las primeras decisiones que tomaron fue cambiar el nombre del pueblo. Lo llamaron: "El amanecer de Noé".

Pero esa es otra historia.


© Ernestina Martínez Burkett, 2020


 

 



NOAH'S DAWN

by ERNESTINA MARTÍNEZ BURKETT

script doctor Pablo Martínez Burkett






What I am about to tell you is a story that nobody will forget in the years to come. It happened when doctors finally found the cure for the fatal disease that paralyzed the whole world. 

So open your hearts and learn about the most glorious age that will be remembered forever.

Listen to me. Listen carefully. Here the story begins.

When the Covid-19 appeared, no one knew how to deal with it. Some governments applied hard restrictions. Others did not. No matter what they decided, people got sick or died either way.

Nor did people know how to answer the new situation. Some kept themselves in quarantine. Others began to demand the return of their liberties. No one knew where the right balance between life and death was. People started to get tired of health checks, police on the streets, and the military cordoning off cities. Many lost their jobs. Some folks began to ask for food.

Then a man named Noah, who lived in a nursing home, has a nightmare. This is what he saw in his bad dream: 

"A soldier shot a girl who crossed the barrier to search for food. Millions saw it live, and millions reacted at home. A small spark that soon became a deadly volcano. People took the streets, people against people, people against governments, countries against countries. A world war like never seen before. Those who did not die in the war died from diseases that grew stronger every day. Very few survived. Very few".

It was an awful dream, the elder wanted to wake up, but he could not and keep dreaming. 

"The survivors began to organize what was left. There was no money, food, or water. There were no schools. Humankind had to start all over again: raise animals, grow plants, rescue cats and dogs as well as rescue books and learn because there were no schools".

"In a no-name country, a small community decided to offer the government to a council made up of children. They were called "The 7 Wise Little Ones" because they were seven. Young people were neither the smartest nor the toughest. They were the ones with the biggest hearts".

And then the dream vanished. That was what the man dreamed about.

When the elder woke up, thrilled and sad, he wrote the story because he had a bad memory. A nurse read it and decided to send a letter to the local newspaper telling Noah's dream. The Centinel uploaded it to the network; readers liked the idea, and word of mouth, traveled around the world. A council of kids, people started to think. It was not a bad idea at all; they were saying. We did this to the world. We deserve something new, something pure. And each city chose a children's assembly to decide the future.

Here, where I live, we already have ours. And one of the first decisions they made was to rename the village. They called it: "Noah's Dawn."

But that is another story.


© Ernestina Martínez Burkett, 2020





Muchas gracias por visitar EL ECLIPSE DE GYLLENE DRAKEN. Si te parece, puedes dejar un comentario. Conocer tu opinión es muy importante para los que hacemos el blog. Si te ha gustado o crees que a alguien más le pudiera gustar, te pedimos por favor que lo compartas en las redes sociales. Gracias otra vez. Y esperamos que vuelvas.