sábado, 7 de agosto de 2010

BORDURAS DEL OCASO







ACASO UNAS CARTAS VIEJAS



Desde unas cartas viejas
tu letra minuciosa te recuerda
y me delata, olvidado espejo
el tiempo pasado,
las fatigosas esperanzas,
los sueños extraviados.

No queda otra memoria
que consiga justificar
este deshojado vacío.

Y al final, el ahogo postrero
y la sonrisa amarga,

Esta indigente soledad
Que se parece demasiado a la angustia

Acaso, tal vez
Ya no sea capaz de amar.



COSTAS DEL CANGREJO

Eterna diatriba:
sonoras olas aquí,
adamantinas arenas allá.
y un cangrejo que observa.



EL ESPEJO

Nada es lo que parece.
Pensaba que creía,
creía que pensaba.
Vana ilusión.
Eran mis sueños
reflejándose en el tiempo.



GENESIS

Asombro primero
Frontera insoluble
No descansa la idea peregrina
¿Eras tú que me esperabas
o yo te salí a buscar?



PARAMO

Silencio,
marmórea soledad.
Murmullos apenas adivinados,
la voz baja de tu mirar



FÉNIX

Rojo intenso,
cosmogonía grotesca
¿Es el viento que arrasa
o mi alma que tirita?
Fénix.
Sólo eso.



COROLARIO

Avanza la historia,
se confunde la vida.
Algunas veces soy yo mismo.
Otras, me suplanta mi sombra.
Avanza la historia.



IGNORANCIA ESENCIAL

La noche,
repleta de silencios,
preñada de sonidos,
estrena una inevitable
luna amarilla

Desde las sombras
un gato,
mirada de diamante
no comprende azorado
el renovado milagro
del Cielo reflejado en la Tierra.

Mira a la luna gorda
en una charca cualquiera.

Lento, sin prisa
eleva su fabulosa cabeza.

La luna
lo aguarda, orgullosa.
Adivino un estremecimiento.
Quizás intenta entender.

El cielo, la luna,
la tierra, una charca cualquiera.
Quizás intenta entender.
¿Cómo pudiera?

Ni siquiera sabe tu nombre.

 
 
 
© Pablo Martínez Burkett 2007
 
 
 
 
La presente colección miscelánea resultó finalista en el 5º CERTAMEN INTERNACIONAL DE POESÍA LA LECTORA IMPACIENTE y fue publicada en TRAS LAS PALABRAS (Gandia – España - 2007)