viernes, 19 de julio de 2013

Entrevista sobre la 39° Feria del Libro de Buenos Aires en "La cereza del postre"

En el blog "La cereza del postre", Analía Skoda y Gonzalo Marina nos hacen un reportaje a Carlos Marcos, codirector de la Editorial Muerde Muertos y a este humilde escritor extraviado sobre nuestra impresión luego de transcurrida a la 39° Feria del Libro de Buenos Aires. 



Carlos Marcos, codirector de la editorial Muerde Muertos, nos contó cuáles eran sus expectativas con respecto a su participación en la Feria del Libro: “Las expectativas son similares a las que ponemos en cada una de las ferias del libro en las que participamos como editorial: La Plata, Virrey del Pino, Balcarce y Mar del Plata, en provincia de Buenos Aires; La Cumbrecita, en Córdoba; Caaguazú en Paraguay, e incluso diversas ferias independientes en Buenos Aires o el interior del país: trabajar, divertirnos, mostrar lo que hacemos y de vez en cuando ganar un lector más. Así de simple. En lo personal, evité durante mucho tiempo asistir a la Feria de Buenos Aires. Es un evento que congrega ruidosamente aquello de lo que nos nutrimos en lo cotidiano quienes amamos la literatura. Un exceso pensado para aquellos que quizá adquieran toda la lectura del año, uno o dos libros. La Feria hiere al mismo sujeto que trata de reanimar: al lector. Aún así, goza de prestigio y carece de escrúpulos; sin embargo, por decantación, favorece a las ferias regionales. A causa de la imitación, oposición o contagio, colabora con distintas movidas. Espacio y lector que se abandona, se pierde”.
—¿Qué respuesta tuvieron a sus expectativas durante la Feria?
—Las pequeñas editoriales y las publicaciones de circulación restringida siempre se las ingeniaron para estar en la Feria de una u otra manera. La Zona Futuro capitaliza estas experiencias desde la edición pasada. Muerde Muertos estuvo allí en el 2012 y renueva su participación junto al espacio en la edición 2013.

Tras estas palabras de Carlos Marcos, se adjunta mi opinión en los términos que siguen:

"Pablo Martínez Burkett, escritor de la Editorial Muerde Muertos también, describió sus impresiones sobre la Feria del Libro: “Es un ámbito que congrega a un público por demás de variopinto que, además, se acerca con una agenda multifocal. No son pocos los que con alguna pretensión literaria miran con cierto resquemor a esa marabunta voraz que festeja el último libro de autoayuda o hace colas para obtener el autógrafo de un mediático devenido en best-seller. En lo personal, eso me resulta irrelevante porque uno escribe para que lo lean. Y mientras más lectores se congreguen, mejor. Seguramente hay mucha gente que se va a su casa con un buen libro en las bolsas. De modo que mi expectativa es esa: disfrutar de leer junto a amigos que uno quiere mucho y admira como escritores, disfrutar de la oportunidad de leer en uno de los eventos librescos más grandes del habla hispana, disfrutar de la compañía de los pocos o muchos (ojalá que así sea) que vengan a escucharnos. Disfrutar de hacer lo que a uno le gusta. Disfrutar de producir un hecho literario. En suma, disfrutar de estar leyendo un cuento mío en la Feria del Libro".

Muchas gracias a "La cereza del postre".