lunes, 12 de diciembre de 2011

EL DEMONIO ESTA EN LOS DETALLES








Si como enseñaba el Obispo Berkeley, ser es ser percibido, es mejor aguzar la percepción de algunos detalles. Ël anhelaba de ella sus moditos provincianos. Ella ambicionaba de él, su fasto capitalino. Cuando finalmente se animaron a buscarse, llegaron ambos ataviados como para un programa de TV. Ella, para "Bailando por un Sueño", él para el "Festival de Doma y Folklore de Jesús María". Fue el primero de una larga noche de mudos desencuentros.
 
 
© Pablo Martínez Burkett, 2011