jueves, 11 de junio de 2015

“TENGO UN AMANTE - 15 relatos devoradores” cuentos de ESTEFANÍA FARIAS MARTÍNEZ







TENGO UN AMANTE es el título de la primera colección de cuentos de ESTEFANÍA FARIAS MARTÍNEZ (Cartagena, Murcia, 1970) que acaba de publicarle MRV, un sello editorial independiente de España.

Pero bien podría decir “tengo tantos amantes que Liz Taylor se hubiera puesto celosa. O al menos, me hubiera pedido la receta” (el que escribe estas líneas acaba de acumular cinco décadas así que el lector sabrá disculpar si hoy hay alguna estrellita de mejor fama…). Porque además el libro que comentamos tiene por subtítulo el perturbador “15 relatos devoradores”. Como para que no queden dudas.

Estefanía tiene un doctorado. Pero además, su doctorado es en filología. Sin perdernos en etimologías simplemente recordemos que filología quiere decir “amor por las palabras”. Y el doctorado es en filología árabe. Y uno lo dice y no puede dejar de evocar la cantarina dicción de un mundo cuyas palabras rememoran el feliz discurrir del agua entre las piedras, el murmullo del viento en las palmeras, el silencio del desierto y el azul del cielo. La soledad frente a lo ominoso.

Y si me refiero a este aspecto como previo es porque antes que prestar atención (y aún prevenirse) de los grados académicos de la autora, ese detalle ya nos advierte sobre lo que vamos a encontrar: respeto por las socorridas estructuras de nuestro castellano, buen tratamiento del idioma, amor por las palabras.

Es que a la hora de narrar, la doctora tiene un manejo preciso y sin alambicamientos para retratar con desapego un día común en la vida de gente que ama, desea, padece y sufre como cualquiera de nosotros. Gente común que, la más de las veces, también se siente desterrada frente al inasible azar de la existencia. Nada más que en la voz de Estefanía ese errar cotidiano se vuelve poesía. Y digo poesía porque la maestría con que va liberando las dosis exactas de palabras nos envuelve, nos divierte, nos interroga (y hasta nos excita) como a aquel adolescente que descubrió en los primeros versos el poder curativo de la palabra.

Es necesario enfatizar este aspecto: Estefanía reviste de resonancias poéticas al errar cotidiano. Un errar que es falta de acierto pero también es vagar de una parte a la otra. Así de ambiguas son las palabras. Así de ambigua es la vida. Y allí reside lo poético de sus narraciones. Como los antiguos alquimistas permuta las palabras para recordarnos que nuestra biografía es un constante vagar donde cometemos un sinnúmero de (deliciosos) errores.

Los escenarios son diversos como diversos los personajes que inflaman las historias que se cuentan. Pero todas tienen un denominador común: la vívida perdurabilidad de sus personajes. Créame, usted va a cerrar las páginas de libro (o apagar el lector electrónico) y una chiquilla de minifalda, camiseta blanca y sin sostén lo va a seguir inquietando. Créame, yo sé lo digo.

Porque la prosa de Estefanía es muy visual, casi como una voyeur de lo cotidiano, que sin juzgar ni moralizar siquiera, desgrana el afán de hombres y mujeres que se demoran en la piel ajena buscando cosas que no saben. 

Las historias que integran este volumen son una suerte de derrotero personal que recorre desde los primeros escarceos amorosos de una mujercita torpe y asustada hasta las ondulaciones de una mujer hecha y derecha que sabe lo que quiere y sobre todo, cómo conseguirlo. Da lo mismo que la acción se desarrolle en las atolondradas habitaciones de una residencia estudiantil o en una casa de campo en las afueras de Madrid. La sensación es la misma. Nadie sabe quién es, en definitiva, el cazador o el cazado. Como no lo sabemos nosotros, en nuestras vidas de pretensos devoradores que, no pocas veces, terminamos devorados en el fuego de un  otro.

En fin, “TENGO UN AMANTE - 15 relatos devoradores” de ESTEFANÍA FARIAS MARTÍNEZ es una fiesta. En todos los sentidos. Y no voy a incurrir en otro juego de palabras, juego que corresponde a la autora, que muy bien los hace. Solo me queda invitarlo a que se deje devorar por estos relatos. Encontrará un ellos un refugio del agobio cotidiano. Una forma de volver a soñar. Que no es poco.

Recuerden el nombre de este libro: “TENGO UN AMANTE - 15 relatos devoradores” de ESTEFANÍA FARIAS MARTÍNEZSe puede conseguir en versión papel y/o versión electrónica y todo a tiro de click en Amazon siguiendo el link.

© Pablo Martínez Burkett, 2015



Muchas gracias por visitar EL ECLIPSE DE GYLLENE DRAKEN. Conocer tu opinión sobre esta entrada es muy importante para los que hacemos el blog. En tus propias palabras cuáles serían los principales atributos de esta entrada? Si te parece, puedes dejar un comentario. Nos recomendarías a tus amigos? Si te ha gustado o crees que a alguien más le pudiera gustar, te pedimos por favor que lo compartas en las redes sociales. Esperamos que vuelvas