miércoles, 3 de noviembre de 2010

CONCURSO NACIONAL de CUENTO Y POESIA BIOY CASARES



La Municipalidad de Las Flores (Pcia. de Buenos Aires) organizó el IV Concurso Nacional de Cuento y Poesía “Adolfo Bioy Casares”.


Los jurados fueron  RAÚL O. ARTOLA (escritor y periodista florense), LEOPOLDO BRIZUELA (autor de las novelas "Tejiendo agua"; "Inglaterra. Una fábula"; " El placer de la cautiva") .










ANA MARIA CABRERA (autora de novelas históricas tales como "Felicitas Guerrero. La mujer más hermosa de la República"; "Cristian Demaría. Por los derechos de la mujer" y "Regina y Marcelo. Un duetto de amor").








Los premios fueron los siguientes:

CATEGORIA POESIA

Primer Premio: "Ella dice..."; "La casa que compré"
Autor: Viviana Abnur
Lugar: Haedo – Bs. As.

Segundo Premio: "Me junté algunos pesos", "Una gorda borracha"
Autor: Gustavo Juan Weisberger
Lugar: Tres de Febrero – Bs. As.

Tercer Premio: "Inminente"
Autor: Liliana Souza
Lugar: Don Bosco – Bs. As.

MENCIONES POESIA

"Canción de Mireya"
Autor: Jesús Alberto de León Ricardo
Lugar: Bs. As.

"Rotación de una caja" e "Itinerario"
Autor: Valeria Zurano
Lugar: Castelar – Bs. As.

"La voz herrumbrosa"
Autor: Eugenia Cabral
Lugar: Córdoba Capital


CATEGORIA CUENTO

Primer premio: “Crónica agnóstica de la Candelaria"
Autor: María del Rocío Sobrino Santillana
Lugar: España

Segundo Premio: "Regreso a Los Perales"
Autor: Pablo Martinez Burkett
Lugar: Bs. As.

Tercer Premio: "El tronco"
Autor: Mario Luis Actis Chinetti
Lugar: Rosario – Santa Fe

MENCIONES CUENTOS

"Copas de Plata"
Autor: Amelia Elena Villarreal
Lugar: Lomas de Zamora – Bs. As.

"El nombre del Tigre"
Autor: Lucas Daniel Cosci
Lugar: 25 de Mayo – Santiago del Estero

Este sábado 30 de octubre de 2010 se llevó a cabo la entrega de premios en la Municipalidad de Las Flores.

Si recibir un premio ya es un halago bastante, se honrado con un premio que lleva el nombre de Adolfo Bioy Casares fue una ocasión de íntimo recogijo personal, porque tengo escrito antes de ahora sobre cuánto tiene que ver la obra de ABC con los fantasmas que me habían hostigado desde pequeño.



La ceremonia se celebró en el Salón Rojo de la Municipalidad de Las Flores, lugar de una distinguida belleza tanto por sus arañas, estatuas ornamentales, frescos y molduras, así como el entablonado del piso.








Los premios, además de su dotación en metálico, consistieron en el diploma correspondiente y libros de autores locales: los poemarios "Devolución del Fuego" de Hugo Mario Ianivelli; "Pa' que mi raza no muera" de Tito Urnissa; y "De los Pirineos a la pampa. Los Bioys en Pardo" y "Victoria Ocampo y la India: una amistad", de Axel Eduardo Días Maimone, que estaba presente.


Hacia finales de 1974 un grupo de alumnos del Colegio Marianista va a visitar a Jorge Luis Borges. Los chicos desgranan preguntas, algunas de una candorosa simplicidad, otras de una hondura admirable. En un momento le preguntan por el acontecimiento más importante de su vida, si hay alguno en especial que les pudiera señalar.

JLB, previsiblemente, invoca ciertos acontecimientos íntimos que elude precisar, enunciando simplemente que alguna vez quiso y que ese amor fue correspondido. También, como no podía ser de otra manera, abunda en otra felicidad habitual en su catálogo como lo ha sido el derrocamiento de Juan Domingo Perón.

Y se detiene en la publicación de su primer libro Fervor de Buenos Aires, sucedida en 1923. Y luego evoca la ocasión en que le otorgaron el segundo premio Municipal de Literatura en el año 1929, que era un premio de tres mil pesos. Y entonces destaca que la idea de que un grupo de escritores lo hubiera tomado en serio, que lo hubieran juzgado digno de un segundo premio, eso lo alegró mucho.

Borges sintió que el premio era como una justificación de que su labor no había sido en vano (Cfr. García Venturini, Alejandro et alter; "Borges por Borges", Ediciones Cooperativas, Bs. As. 2001, pág. 23). Si estás cosas sintió JLB se podrá entender entonces cuánto más transita por el corazón de este humilde escriba extraviado.





El acto de premiación dio comienzo con unas palabras de bienvenida del Intendente Municipal de la Ciudad de Las Flores, Ing. Alberto Gelené.











Luego, la Directora de Cultura de la Municipalidad de Las Flores, Prof. Lucila Beaudoin efectúa un repaso de distintas circunstancias del Concuros, enfatizando la participación de 550 relatos.










El intendente municipal hace entrega del 1° Premio del Concurso Nacional de Poesía Bioy Casares 2010 a Viviana Abnur.










El intendente municipal me hace entrega del 2° Premio del Concurso Nacional de Cuentos Bioy Casares.















Viviana Abnur (1° Premio Poesía),la escritora Ana María Cabrera; Pablo Martínez Burkett (2° Premio Cuentos) y Amelia Helena Villarreal (Mención Cuentos).








El intendente municipal, Ing. Alberto Gelené, Leopoldo Brizuela; Viviana Abnur, Ana María Cabrera, Pablo Martínez Burkett; Amelia Helena Villarreal, Lucila Beaudoin y Bussetti.






A la vera del palacio municipal, se encuentra la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, iglesia donde se casó Adolfo Bioy Casares con Silvina Ocampo. Jorge Luis Borges y Enrique Drago Mitre fueron testigos del matrimonio civil. El Dr. Adolfo Bioy (padre del escritor) y Angélica Ocampo, hermana de Silvina, fueron los testigos de la boda religiosa.

Después cruzamos la plaza principal (nuestras ciudades siguen la plantilla fundacional que nos legaron los conquistadores españoles y por lo tanto, siempre hay una plaza rodeada de la iglesia catedral, la sede del gobierno local, algún banco y la escuela, más o menos) y fuimos a comer. La charla fue realmente muy enriquecedora.






Borges, con el dinero del 2° Premio Municipal, se compró la undécima edition de la Encyclopædia Britannica, la edición más famosa de la celebérrima enciclopedia que le sirviera de fuente de inspiración y glosa para numerosos ensayos y relatos.

Como a la historia le gustan las simetrías, con los dineros del premio Bioy, pienso comprarme la Edición Crítica de las Obras Completas de Jorge Luis Borges. Quizás todavía estoy a tiempo de aprender algo.








Parafraseando las palabras de Bioy a la hora de recibir el Premio Cervantes en 1990, me gustaría decir que doy las gracias a la Municipalidad de Las Flores, a los jurados que me confirieron el premio y a la legítima que me acompañó tan amorosamente; a los colegas de España, de nuestra América y de mi país que, al enterarse de la decisión del jurado, escribieron sobre mí y mis torpezas con una generosidad que nunca olvidaré; a los amigos que me hicieron sentir que se alegraban aún más que yo; a mucha gente que por las calles virtuales de las redes sociales se detuvo para felicitarme. Quiero también expresar mi gratitud a un escritor que no está aquí, pero que está presente: a Adolfo Bioy Casares, a quien le debo la literatura, que dio sentido a mi vida.




 

© Pablo Martínez Burkett, 2010