lunes, 20 de octubre de 2014

EL AUTOR INVITADO: VIOLETA BALIAN

DACHNAVAR, EL VAMPIRO ARMENIO




                 Ilustración de Miriam Ascúa especial para este relato



 “Crónicas de un viaje por el Cáucaso”
Barón Hugo von Röhrbeck
 Longmans, Green, and Co. (Londres 1881)


«A poco de desembarcar en Samsún y emprender un viaje de reconocimiento topográfico por tierras armenias, contraté un guía y me uní a una caravana que viajaba en dirección sur. Una noche, acampados a cielo abierto, observé que uno tras otro los viajeros se acercaban al fuego y arrojaban cabezas de ajo para ahuyentar a los malos espíritus. Como desconocía las supersticiones del lugar, consulté con el guía y éste me habló del vampiro Dachnavar, una criatura alada que residía en una caverna incrustada en el Monte Ararat y sobrevolaba la región marcando su señorío sobre los abundantes y profundos valles de Hayastán.  Obsesionado por los intrusos, el monstruo decretó que todo aquel que incursionara en su territorio o revelara el número secreto de sus valles, sufriría un castigo mortal.  Es decir, una muerte muy peculiar ya que el monstruo atacaba a sus víctimas mordiéndolas en las plantas de los pies.
Así, el infame Dachnavar perduró en el tiempo hasta que un buen día encontró a su digno adversario en dos astutos extranjeros comisionados para hacer un conteo de los valles. 

Advertidos, los hombres se echaron a dormir poniendo los pies del uno detrás de la cabeza del otro. Horas más tarde, en la oscuridad, el Dachnavar dio con una cabeza. Tanteó el lado opuesto y allí también había una cabeza.  Humillado, protestó: —Vaya, he recorrido los 366 valles de estas montañas y bebido todas las sangres posibles sin haberme encontrado jamás con una criatura sin pies y dos cabezas—.

Burlado, abandonó el país para nunca más volver y ahora, todos conocemos el número de sus valles, dijo el guía azuzando el fuego.

Pregunté qué certeza tenían de su huida. —Ninguna, señor. Hay rumores de que continúa refugiado en su caverna. También que le han visto recorrer, melancólico, desiertos y llanuras—. 
Al amanecer, estalló un clamor entre la caravana.  La noticia era terrible. Mi buen guía había muerto durante la noche y mostraba lesiones en los pies. Perplejo, levanté la vista y a la distancia, distinguí la silueta negra de un jinete y su cabalgadura. Luego, no se vio sino polvo y por fin, ni polvo siquiera.» 

Violeta Balián @ 2014




VIOLETA BALIAN





Nací en la localidad de Vicente López, Buenos Aires en el seno de una familia con vertientes armenias y alemanas. En los EE. UU., cursé historia, antropología y humanidades en San Francisco State University (California). Como freelance, colaboré con el periódico Washington Woman (Washington, D.C.). Entre 1994 y 2004 fui redactora en jefe y traductora para la publicación trimestral The Violet Gazette. Publiqué mi primera novela, el thriller El Expediente Glasser (Edit. Dunken-2012) y una segunda edición en 2013, en Miami (Florida) bajo el sello Eriginal Books. Contribuyo regularmente con relatos y ensayos para las revistas literarias digitales miNatura (España) y Periódico Irreverentes (Buenos Aires); un buen número de mis relatos se han traducido al inglés y al francés. En Noviembre 2014, Eriginal Books publicará la antología RUMBO A ZOAR y otros relatos, una colección de trece cuentos correspondientes al género fantástico. En preparación, Alma, de los bosques de Abjasia, una novela histórica, cuya publicación se anticipa para junio de 2015. En la actualidad, resido en las sierras de Córdoba, Argentina con algunas temporadas en Miami, Florida (EE.UU). Administro un par de blogs, El Caleidoscopio de Violeta Balián y Crónicas Armenias. Mi contacto electrónico: violetabalian@gmail.com



Gracias por visitar El Eclipse de Gyllene Draken. Nos encantaría conocer tu opinión sobre esta entrada. Si te parece, puedes dejar un comentario. Si te ha gustado (o no) o crees que a alguien más le pudiera gustar, te pedimos por favor que lo compartas en las redes sociales. Esperamos que vuelvas