lunes, 21 de septiembre de 2015

ÉXITO FATÍDICO


ÉXITO FATÍDICO
“Yo te conjuro, Lucifer, Luzbel y Satanás… aparece ya prontamente… por las poderosas palabras cabalísticas de Salomón «Abracadabra Eloim», cuyo poder sólo él y tú, conocíais. Preséntate a mí, yo lo quiero”.
Debo apurarme. Sabréis disculpar que la urgencia me excuse de la urbanidad pero presiento un viscoso reptar, la codicia, el gozo anticipado de una cacería brutal. Su aliento pestilente inflama los corredores. De repente, las flores del patio interior se han marchitado. Un silencio distinto corroe la Abadía. Lamento más el destino de mis hermanos monjes que la ruina del pérfido abad. Mas no quiero distraerme con mi inquina porque sombras de lo indecible ya se apoderan de mi espíritu. Esto no es miedo, es otra cosa, más profunda, mucho más pretérita. La oscuridad, el dolor, la tristeza son palabras inservibles. Hube de incinerar el libro para prevenir la desgracia pero advierto lo inútil de tal proceder. Porque de edad en edad regresa desde escondrijos, tumbas y monumentos para apoderarse de inocentes descifradores de lo oculto, piadosos exorcistas, feroces nigromantes. ¡Ay de aquellos que crean que es posible controlar a los demonios antiguos! ¡Ay de los ilusos que esperan someterlos a voluntad! ¡Ay de todos nosotros! No resulta del caso evocar cómo aprendí el transitus fluvii, el alfabeto clandestino de cierta hechicería, pero baste decir que para un copista de mi fama pocas cosas son desconocidas. Igual, reconozco que me resultó arduo descifrar el conjuro. Sin embargo, fue pronunciar la invocación y comprender mi fatídico éxito: un trueno infame me anunció que las puertas de lo abominable se abrían como fauces babeantes para reclamar un sacrificio más allá de la sangre. No hace falta que lo vea. He liberado a una procesión de bestias inmundas que prepara la venida de la más perfecta, la más espantosa. No temo morir. Pero me aterra el dolor perpetuo. Espero ser valiente. No merezco el perdón de Dios. Me ha vencido mi apetito de venganza. La vanidad no es buena consejera. El enojo, un guía nefasto. Declaro para la posteridad que este libro no es obra del Rey Salomón. Varón tan sabio nunca pudo entregarse a componer semejante colección de blasfemias. Unas garras horadan la puerta del refectorio. Ya llega. Rezad por mí. No, mejor, rezad por vuestras almas. Luego irá por todos vosotros.

© Pablo Martínez Burkett, 2015
(*) El presente texto fue publicado en el #144 de la Revista digital miNatura, dossier El Diablo.

Muchas gracias por visitar EL ECLIPSE DE GYLLENE DRAKEN. Si te parece, puedes dejar un comentario. Conocer tu opinión es muy importante para los que hacemos el blog. Si te ha gustado o crees que a alguien más le pudiera gustar, te pedimos por favor que lo compartas en las redes sociales. Gracias otra vez. Y esperamos que vuelvas.