lunes, 30 de noviembre de 2015

EL AUTOR INVITADO: Luciana Baca


ALIENACIÓN
El Bebo y la Irma estaban emocionadísimos. Por primera vez, alguien IMPORTANTE llegaba al pueblo y, para esa noche, les habían prometido fuegos artificiales.
Esa tarde, la Irma se fue hasta el todo por dos pesos que quedaba frente al hospital y se compró unos binoculares. No quería perderse nada del show.
El calor los envolvía como una frazada, era ya noche entrada y los mosquitos les zumbaban en las orejas.
—Emprestámelos, Irma—dijo el Bebo mientras le sacaba los binoculares. En el cielo ya habían empezado los primeros estampidos.
— ¡Ay, no! ¡Bebo! ¡Los quiero usar!
—No me hinchés…
El cielo se volvía rosa, violeta, verde y los cuzcos del barrio ladraban desaforados.
—Ya me vas a venir a pedir algo, Bebo. Vas a ver…
—Sí, ¡los binoculares! —y empezó a reírse.
— ¡Basta, nene!
Irma estaba por tironear de la correa de los prismáticos cuando vieron a sus vecinos correr y tropezarse y vuelta a pararse y correr por la calle de tosca.
Hasta el zumbido de los mosquitos había parado.
El cielo era una bola naranja. Los estallidos recordaban ahora a esas guerras de lucecitas que se ven en la tele y ocurren en países llenos de arena.
—¡¡Nos atacan, Irma!!—gritó Bebo pero ella no le creyó. Igual corrió hasta la puerta de la casa y, por instinto, la cerró. Bebo quiso entrar. En el entrevero, Irma, sin querer, le agarró los dedos con la puerta.
— ¡¿Qué hacés, tarada?! ¡Dejame pasar! — el Bebo tenía los ojos colorados y sudaba aunque ya no hacía tanto calor.
A Irma le temblaron las manos cuando le puso llave a la puerta.
—Vamos a la pieza del abuelo y nos metemos debajo de la cama—Irma no pudo contestar porque ya el Bebo la llevaba a empujones.
No llegaron. Sintieron en las espaldas el peso de los escombros.
                     
La extraña nave aterrizó en el patio del Bebo cortando la soga y arrastrando la ropa que estaba colgada.
—Capitán—dijo el conductor de la nave por el intercomunicador—ya cumplimos con nuestro primer objetivo: los alienígenas están muertos. Espero instrucciones. Cambio y fuera.
© Luciana Baca
Luciana Baca (San Pedro, Bs. As., 1985) es Licenciada en Gestión Educativa (UNTREF) y Licenciada en Lengua y Comunicación (CAECE), profesora, cinéfila, amante del cabernet, estudiante apasionada de francés y, en los ratos libres, escritora.
Ha corregido varios textos literarios (entre ellos, la novela “La caída de las lechiguanas” de Narciso Rossi).
En su ciudad natal, coordina el proyecto Perro Gris destinado a la edición, publicación y encuadernación artesanal de obras literarias de escritores sampedrinos.
Es parte del equipo editorial de PelosdePunta.


Muchas gracias por visitar EL ECLIPSE DE GYLLENE DRAKEN. Si te parece, puedes dejar un comentario. Conocer tu opinión es muy importante para los que hacemos el blog. Si te ha gustado o crees que a alguien más le pudiera gustar, te pedimos por favor que lo compartas en las redes sociales. Gracias otra vez. Y esperamos que vuelvas.