lunes, 2 de diciembre de 2013

LOS OJOS DE LA DIVINIDAD en Insomnia, la revista dedicada a Stephen King



Para leer el reportaje completo haga click aquí

El reportaje se detiene en mi gusto por los libros y la influencia que han tenido en mi forma de escribir, tanto como la música y el cine. A la hora de elegir un cuento favorito, me explayo sobre el “modelo Emma Zunz” (un cuento de Borges). También contesto preguntas sobre los temas recurrentes en los que me mal entretengo y la forma en la que “nacen” mis historias. Con alguna imprudencia, aventuro una respuesta en torno al llamado “fantástico rioplatense”, género que de alguna manera hospeda a mis relatos.

En lo atinente a LOS OJOS DE LA DIVINIDAD (MUERDE MUERTOS, 2013) abundo sobre su contenido y alguna de mis sospechas y perplejidades filosóficas que le dan sustento.

También se exponen algunas reseñas sobre el libro, como la debida a la Revista Cosmocápsula, la revista colombiana de ciencia ficción, o las opiniones de escritores como Juan Guinot, Héctor Álvarez Castillo y Marcelo Guerrieri.

Dice Guerrieri: “…el puente que establece Burkett es el de pensar el mundo de las ideas como narración y hacer de este tema el eje de sus cuentos. La elaboración de un pasaje entre lo ideal, lo inmutable, lo que perdura, y lo contingente, azaroso, conflictivo, propio de la vida social y del universo de los personajes. No se puede pensar lo particular sin lo general y viceversa: esta nota resuena, de manera más o menos explícita y con distintos tonos, en cada uno de los catorce cuentos que componen este volumen”.

Respecto del propio Stephen King, en el reportaje puede leerse: 

“Si bien no soy un experto en su extensa obra es innegable que Stephen King es uno de mis modelos a seguir a la hora de ponerme con un relato ‘de miedo’. Siempre me ha fascinado esa capacidad distintiva de instalar el horror a partir de hechos cotidianos, hasta si se quiere triviales. Pienso en un infortunio personal (La Zona Muerta), una figura querida (el payaso de IT) o una mordedura fortuita (Cujo). Me encanta esa irrupción inesperada de lo tremendo, inesperada no porque uno no lo presagie sino porque se trata generalmente de familias (El Resplandor o Cementerio de Animales) que sobrellevan calamidades inauditas y repentinas, que reconocen su origen en algún detalle allá lejos en la trama. Además, como tengo edad suficiente, soy de los que asistió al estreno de El Resplandor. No falto a la verdad si afirmo que en todos mis relatos de terror intento recrear la temblorosa sedición que se apoderó de mi espíritu mientras me aferraba a la butaca. Al día siguiente, peregriné por las librerías de Santa Fe para conseguirme un ejemplar que todavía tengo. El ResplandorIT y Misery son lejos mis favoritas. Y el año pasado me compré On Writing en Strand, la librería de viejo más grande de Nueva York y allí terminé de completar mi devota admiración por el Maestro de Maine”.

En exclusiva se publica además el cuento “SIN CONTRASEÑA”, que integra LOS OJOS DE LA DIVINIDAD.

¡Muchas gracias Insomnia!